La restauración impulsa la economía de Tavernes tras la crisis agrícola e industrial

En los últimos años ha habido un gran aumento de nuevos bares en la ciudad tras la apuesta de muchos vecinos por el mundo de la hostelería

 

La economía de Tavernes está saliendo a flote gracias al impulso que está dando el sector de la restauración en los últimos años a la localidad. La capital de la Vall se quedó hace un tiempo sumida en una gran crisis tras el cierre de importantes empresas del municipio que dejaron a muchos vecinos sin empleo. Circunstancia a las que además también hay que sumar los efectos de la crisis agrícola.

Tavernes siempre fue una ciudad de reconocido prestigio por sus naranjas, pero aquello desapareció tras el cierre de numerosos almacenes que existían en la localidad. Las dificultades llegaron a casi todas las casas del municipio, donde mayoritariamente las personas consiguen un dinero extra gracias a las cosechas de cítricos. Pero la bajada de precios en la venta de productos del campo y el elevado coste de producción, añadido a los bajos jornales que se pagan en la actualidad a los recolectores, sumió al municipio en una trsiteza de la que poco a poco se está recuperando.
La crisis industrial también fue otro de los puntos negativos en la economía de la capital vallera. Cerraron importantes empresas, otras cambiaron de ubicación, aunque es cierto que algunas que hace unos años, eran pequeños negocios, se han expandido y en la actualidad son reconocidas a nivel internacional. Tras estas vicisitudes, muchas personas optaron por reinventarse y decidieron dedicarse al mundo de la cocina. En los últimos meses numerosos locales han cambiado de dueño, unos nuevos en el sector de la restauración y otros por ampliación del negocio o cambio de ubicación.

Aumento de terrazas

Es innegable que la proliferación de la nueva restauración, así como la consolidación de los locales de toda la vida con un aporte de innovación culinaria han resurgido la vida cotidiana de los vecinos de Tavernes. Hace un tiempo, las terrazas eran escasas en las calles de la localidad, y ahora las mesas y las sillas invaden todos los rincones.

Sin ir más lejos, en la Plaça Major, existen ahora cuatro locales que han instalado su mobiliario y sus estufas en mitad de la zona peatonal. Lo mismo ocurre en el Passeig del País Valencià, donde actualmente hasta cuatro locales hacen uso del espacio al aire libre, que se amplía hasta cinco en la época estival con la apertura de la horchatería.

Zonas que han recuperado un poco de vida, donde en ocasiones, los propietarios organizan los fines de semana actuaciones de múscia en directo. Incluso desde el consistorio han apostado por revitalizar estos ambientes con la organización de bailes populares, conciertos de la banda, o actividades infantiles. También la asociación de comerciantes que estas navidades instaló una pista de hielo sintético que reunió a muchas personas en el centro de la localidad estas fiestas.

Desde el Ayuntamiento no paran de conceder licencias para la apertura de locales de restauración. Este mismo mes ya ha abierto un nuevo establecimiento en la calle La barca. Además, la proliferación de restaurantes llega a todas las zonas de Tavernes. El Passeig Colón, la zona de Els Sequers y Gran Vía Germanías acogen a centenares de clientes diarios, que sobre todo aumentan el fin de semana y los jueves donde algunos locales apuestan por la noche de las tapas. (Fuente: Las Provincias)

Safor Press

Periódico Digital plural, libre y defensor de los derechos humanos y fundamentales. Director: Ricardo Sánchez

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies