Un bebé entre los 35 muertos en la jornada más negra de Portugal

Al menos 35 personas han muerto y más de medio centenar han resultado heridas, 16 de gravedad, en los diferentes incendios que afectan desde este domingo al centro y norte de Portugal, según la portavoz de la Autoridad Nacional de Protección Civil, Patrícia Gaspar. En declaraciones a medios locales, las fuentes precisaron que se trata aún de un balance provisional, ya que se siguen recopilando datos de las numerosas aldeas que han estado cercadas por el fuego en las últimas horas. Una de las víctimas es un bebé de apenas un mes de vida que estaba desaparecido desde este domingo.

 

 

 

Las víctimas mortales fueron halladas en los distritos de Coimbra, Guarda, Castelo Branco y Viseu, todos en el centro del país, donde se concentraron, junto con el norte, la mayoría de los más de 500 fuegos desatados este domingo. Más de 4.127 bomberos combaten a esta hora las llamas apoyados por 1.289 vehículos terrestres y más de 200 militares, que se esfuerzan en proteger varias aldeas aún en riesgo. Más de una veintena de los bomberos han tenido que ser asistidos por inhalación de humo durante las tareas de extinción.

 

 

El fuego que concentra más medios es el que afecta al municipio de Lousã, en el distrito de Coimbra (centro del país), donde se encuentran 668 bomberos asistidos por 196 vehículos terrestres, según datos de Protección Civil.

 

 

También son especialmente preocupantes las situaciones en los términos municipales de Alcobaça, en el distrito de Leiria, con 358 bomberos, y Sertã, en Castelo Branco, con 234 bomberos, de nuevo ambos en el centro de Portugal.

 

 

Ante la proliferación de fuegos de este domingo, las autoridades lusas han solicitado ayuda a la Unión Europea (UE) y Marruecos para apoyar las labores de extinción, y han prolongado hasta la tarde de este lunes la alerta roja por riesgo de incendio que rige en todos los distritos.

 

 

La proliferación de fuegos se ha visto impulsada por las altas temperaturas de los últimos días y la escasez de lluvias, factores determinantes, según dijo esta madrugada el primer ministro, António Costa, quien se desplazó al centro de control de Protección Civil para seguir la situación.

 

 

La CE ha ofrecido tanto a Portugal como a España toda la ayuda que requieran en materia de coordinación a través de los mecanismos comunitarios de respuesta a emergencias. “El presidente (de la CE, Jean-Claude) Juncker, mientras hablamos, está actualmente en contacto con sus homólogos españoles y portugueses” para ofrecer la solidaridad de las instituciones de la Unión Europea (UE) a los afectados por los “incendios forestales devastadores”, declaró el portavoz jefe de la CE, Margaritis Schinas.

 

Costa dijo a periodistas que revertir las circunstancias que hacen especialmente vulnerable a Portugal frente al fuego “implica tiempo” e incluso advirtió de que situaciones como las de este domingo “seguramente se van a repetir” mientras se implantan cambios para mejorar la situación de la foresta.

 

 

Asimismo, defendió la gestión de la ministra de Administración Interna, Constança Urbano de Sousa, y subrayó que “es un poco infantil pensar que la consecuencias políticas (por eventuales errores en la respuesta a incendios) son dimisiones”.

 

 

La ministra de Administración Interna de Portugal, que se encuentra en el punto de mira por los errores de gestión en los incendios de este verano, rechazó de nuevo dimitir tras la oleada de incendios desatada este domingo. “No es momento para la dimisión, es momento para la acción. Dimitir sería lo más fácil”, dijo a los periodistas la ministra, preguntada en varias ocasiones por su continuidad en el cargo. Dimitir “sería el camino más fácil.

 

 

Las previsiones meteorológicas apuntan para este lunes a un descenso de las temperaturas e incluso lluvias en parte del territorio. Las elevadas temperaturas y la escasez de lluvias en las últimas semanas habían llevado a las autoridades a prolongar el periodo crítico de incendios forestales hasta el próximo 31 de octubre.

 

 

El fuego más grave de este año se desató el pasado 17 de junio en el término municipal de Pedrógão Grande (en el centro del país), donde murieron 64 personas y más de 250 resultaron heridas.

 

 

Las previsiones meteorológicas apuntan a un descenso de las temperaturas e incluso lluvias en parte del territorio

Safor Press

Periódico Digital plural, libre y defensor de los derechos humanos y fundamentales. Director: Ricardo Sánchez

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies