La grandeza de llamarse mujer – Por Katia Bañuls

Quiero empezar estas líneas diciendo que este artículo no es una típica reivindicación a la falta de derechos de la mujer aprovechando el tirón del día ocho de marzo, día internacional precisamente de todas y cada una de las mujeres del mundo.

 

 

Siento tener que escribir estas palabras, pues significa que todavía tenemos algo que decir al respecto, pero los tiempos han avanzado por suerte, eso sí, aunque la mujer tiene hoy un papel más destacado en el mundo laboral, aún seguimos viendo claras desigualdades en sueldos y oportunidades de crecimiento, ya que los horarios de los trabajos no facilitan una adecuada conciliación familiar/laboral, lo que nos deja sin oportunidades de desarrollarnos plenamente en uno de los dos campos, sin tener que dejar de lado cosas en el otro.

 

El llamado “techo de cristal´´ es uno de esos conceptos en lo que a trabajo se refiere que deberíamos borrar del vocabulario, pero en lugar de ello, encontramos cada vez mayores dificultades para escalar en una empresa por muchos méritos que presentemos, o no tener que prescindir de grandes oportunidades si queremos tener un hijo antes de los cuarenta, cada vez fenómeno más frecuente por la gran incompatibilidad entre el éxito profesional, que tanto cuesta de conseguir, y el éxito en el hogar.

 

La mujer, esa gran desconocida en muchos casos, siempre a punto para librar las batallas más duras, y al mismo tiempo, siempre preparada para cuidar a las personas que ama incondicionalmente, pues es su instinto primero, y sin tiempo para sus cosas, cuando hay otras cosas en juego.

 

Conozco a tantas mujeres valientes que han dejado todo atrás para luchar por los sueños ajenos, porque sentían que era su deber, su obligación, que tengo un poco de cada una de ellas conmigo, y siento que tengan que tener un día especial en el calendario, ya que para mí personalmente este hecho significa que hay algo que no está haciendo del todo bien y de ahí que haya algo que gritar a los cuatro vientos.

 

Esos vientos que solamente frena con sus manos una madre para que no dañe a sus pequeños, una hija para que no dañe a sus mayores y una compañera para que no hayan perjuicios en un equipo de trabajo, aunque con sus excepciones, claro, que siempre hay un roto para un descosido.

 

El día ocho se celebra el día internacional de la mujer, y para festejarlo muchas nos juntamos, aprovechando que tenemos un día libre de compromisos, algo poco habitual, ya que tenemos las agendas repletas hasta los topes, y lo que celebramos es simplemente la amistad, el amor, el tiempo en familia, cosas tan sencillas y a veces tan incompatibles con ser reconocidas en nuestras áreas de trabajo, después de luchar encarecidamente por estar a la altura y llegar a satisfacer las expectativas más altas, que no son otras que las nuestras propias, ya que uno de nuestros grandes defectos es que la autoexigencia la tenemos la mayor parte de nuestra vida por las nubes.

 

Busquemos la forma de definir a la mujer y tendremos uno de los conceptos más hermosos del mundo, ya que no hay nada como su poder para curar heridas, y al mismo tiempo, lamerse las suyas sin quejarse.

 

Me despido pidiendo que disfrutemos ese día mujeres y hombres, que sin ellos tampoco tendría nada el mismo sentido, pero no porque alguien lo marcó en el calendario sin darse cuenta que hacerlo supone que hay algo que visibilizar, sino porque nos lo hemos ganado batalla tras batalla, y ojalá algún día sea simplemente uno más del calendario, que llenar con felicidad y buena compañía.

 

Katia Bañuls, Psicóloga para Safor Press

Safor Press

Periódico Digital plural, libre y defensor de los derechos humanos y fundamentales. Director: Ricardo Sánchez

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies