LOBOS CON PIEL DE CORDERO por Katia Bañuls

Se ha estado hablando mucho estos últimos días del funcionamiento de la justicia en este país ante un caso de, vamos a ponerle un nombre más delicado de lo que se merece, abuso físico, moral, psicológico y de todos los tipos que pueda hacerse a una persona joven y que pretendía pasarlo bien una noche como otra cualquiera, y hoy hay que pronunciar unas palabras al respecto, que estaba servidora con la cremallera muy cerrada sobre el tema en cuestión.

 

 

Tengo vergüenza de algunos comentarios vejatorios relacionados con la chica que protagoniza la noticia, que intentan restar fuerza al hecho de que cinco salvajes se lo quisieron pasar más bien de lo que tocaba.

 

 

Para ello, estos personajes no tuvieron otra idea que hacerse los hombrecitos, cuando no han demostrado con sus acciones más que cobardía y poca hombría, precisamente todo lo contrario a aquello de lo que se enorgullecieron en múltiples mensajes que enviaron pensando que no saldrían a la luz sus fechorías, pero que, curiosamente, no han sido suficiente prueba para sacarlos de circulación como personas, que no sé si les puede calificar como tal.
No sé de leyes, no entiendo qué criterios usaron para la sentencia, como se han librado de algún castigo semejantes criaturas, por no llamarles personas, que no me sale, pero a mucha gente se nos sigue cayendo una y otra vez la venda de que estamos en un mundo justo, con esto para mí se ha demostrado que no es cierto.

 

Pienso en esa pobre chica, que tuvo que pasar el trance no una, sino dos veces, ya que tener que recordar delante de la gente el suceso paso a paso y sin pestañear con sus “supuestos agresores´´ en la sala debió ser el peor trago que haya pasado en su vida, y le doy vueltas a lo injusta que es la vida y lo fácil que resulta que te la destruyan por el simple hecho de estar en el lugar y momento menos adecuados.

 

Sinceramente, empieza a ser hora de revisar las penas, que no es lo único que veo en la televisión y escucho, y son ridículas para todo tipo de gentuza, es para echarse a llorar, desde las sentencias al que abusa de un niño hasta el que maltrata hasta matar a palos a su pareja, que también hay noticias en este sentido, pero volviendo al caso, que me enervo, decir que siento lástima de la víctima, que en mi humilde opinión es la chica, fuese como fuese lo que se produjo aquella noche, que no olvidará para su desgracia, y que espero que nos haga reflexionar mucho sobre el tema hasta que podamos dar alguna solución, que al final no podremos salir los ciudadanos de a pie a la calle, porque está repleta de lobos con piel de cordero por las esquinas.

 

Ah, y por cierto…
¡NO ES NO!

 

Katia Bañuls es Licenciada en Psicologia

Safor Press

Periódico Digital plural, libre y defensor de los derechos humanos y fundamentales. Director: Ricardo Sánchez

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies