Calviño se va de València abrumada ante el clamor por la financiación autonómica

LA VICEPRESIDENTA DEL GOBIERNO REITERA EL COMPROMISO CON UNA REFORMA QUE REQUIERE AÑOS Y CONSENSO

0/09/2021 –
VALÈNCIA. La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, se dio este jueves un baño de realidad sobre la dimensión del problema que supone para la Comunitat Valenciana el retraso en la reforma de un sistema de financiación que la castiga como la región peor financiada en España. Así lo reconoció ella misma en la última de sus numerosas intervenciones públicas, en la que Calviño se saltó el guión que tenía previsto pronunciar en la Noche de la Economía Valenciana para reafirmar el compromiso del Gobierno con el diseño del nuevo modelo y, al mismo tiempo, reclamar «escucha, respeto y mucha lealtad institucional» para llevarlo a cabo con éxito.

 

La vicepresidenta y ministra de Economía cerró su «intensa» jornada en la capital con algunas reflexiones improvisadas sobre una cuestión por la que se le preguntó de forma insistente en varias ocasiones y sobre la que horas antes había sembrado algunas dudas al asegurar que la financiación era un tema a resolver en los «próximos años» porque la prioridad inmediata del Gobierno es elaborar los Presupuestos de 2022.

 

Calviño, probablemente abrumada por el impacto que había generado su respuesta anterior, consideró que el debate de la financiación autonómica «no puede plantearse como un juego de suma cero o basarse en agravios comparativos entre territorios». «Tenemos entre manos un proyecto colectivo y todos tenemos que dar lo mejor para llegar a una solución en la que todos los territorios y los ciudadanos ganemos», manifestó la vicepresidenta durante el acto organizado por la Cámara de Comercio de Valencia.

 

 

En segundo lugar, consideró que sin embargo todos deberían ser conscientes de que la reforma exige tramitar una ley orgánica «y ello lleva tiempo, implica consensos y una mayoría reforzada». «No depende solo del Gobierno sino de todos lo que tenemos que participar en este debate», reiteró.

 

La reflexión final de Calviño en València fue, según explicó, el resultado de todo lo que había escuchado a lo largo del día. «Es un placer viajar por España y ver la realidad sobre el terreno. No podemos quedarnos en Madrid», reconoció ella misma nada más ponerse frente a un atril desde el que el propio alcalde de València, Joan Ribó, le había lanzado la última advertencia sobre la urgencia de atender las reivindicaciones valencianas.

 

Fórmulas «más rápidas y efectivas»
El alcalde, de hecho, elevó el tono por encima de lo habitual para cerrar su discurso con una reivindicación que sonó más a amenaza sobre las consecuencias que tendría no atender las demandas pendientes en asuntos como la financiación o las infraestructuras: «No hacerlo nos obligaría a buscar fórmulas de reivindicación más rápidas y efectivas».

 

Como ya había dicho horas antes en una intervención junto al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, Calviño subrayó que la reforma de la financiación autonómica es un proceso «muy complejo», pero el gobierno está «trabajando intensamente» con las CCAA para presentar en noviembre una propuesta sobre el criterio de población ajustada como anunció la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, como punto de partida para la revisión del sistema.

 

Si algo le quedó claro a la ministra en su ronda de reuniones, desde el desayuno con la Cadena Ser al almuerzo, pasando por su reunión con Puig en el Palau de la Generalitat, es la elevada sensibilidad que existe en relación con el problema de la financiación, de ahí que se analice con tanto detalle cada una de sus palabras.

 

Una de las muestras más palmarias la recibió durante el almuerzo coloquio de trabajo en el Oceanogràfic organizado por la patronal CEV y el diario Levante. Allí, la vicepresidenta dijo que todas las comunidades autónomas tienen la «sensación» de estar mal financiadas, a lo que el presidentes de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Salvador Navarro le contestó que, en el caso de la Comunitat, «no es una sensación es una realidad empírica».

 

Las palabras de Navarro, que destacó que la financiación autonómica resulta «un tema reiterativo en nuestras reclamaciones y reiterativo en la nula respuesta que recibimos del Gobierno central», fueron acompañadas de un sonoro aplauso de todos los empresarios y representantes institucionales presentes en ese almuerzo, comenzando por el propio conseller de Hacienda, Vicent Soler.

 

2022, año de la recuperación
A diferencia de Ribó, que intervino antes que la ministra, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, no pudo insistirle a Calviño en la reforma de la financiación porque la vicepresidenta se marchó nada más pronunciar su discurso en la Noche de la Economía para participar en la reunión del eurogrupo de este viernes en Estonia.

 

Por ello, el jefe del Consell centró su discurso en otros asuntos como la recuperación económica o los fondos europeos. Para Puig, el próximo año se habrá recuperado la riqueza previa a la pandemia y, además, los fondos europeos serán «la gran palanca para la transformación», dado que contribuirán a acometer la transformación económica de la Comunitat a través de 6 áreas estratégicas: mejora de las infraestructuras, adaptación de la FP, transición energética, digitalización del tejido empresarial, defensa de los intereses valencianos en Europa y transformación del sector público.

Safor Press

Periódico Digital plural, libre. Defensor de los derechos humanos y fundamentales. Director: Ricardo Sánchez

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies