El Consell compra el ex-Correos de Gandia (plaza «de los palomitos»)

El ayuntamiento recibirá 2,4 millones y la Generalitat lo convertirá en un centro cultural y administrativo uEl acuerdo con la Universitat de València, de 2009, se da por extinguido. El proyecto se desarrollará en la próxima legislatura

La Generalitat Valenciana llevará a cabo en Gandia la misma operación que antes hizo en las ciudades de València y Castelló. Adquirirá el antiguo edificio de Correos, lo remodelará y lo destinará a usos culturales, administrativos y para ofrecer servicios a empresas.

El acuerdo está cerrado a falta de que el alcalde de la ciudad, José Manuel Prieto, firme el convenio con el responsable que designe el Consell, porque la Junta de Gobierno Local ya ha aprobado esa operación. Según estima el Gobierno local, el acuerdo es, a todas luces, beneficioso para el ayuntamiento. El antiguo Palacio de Comunicaciones,
que preside la céntrica plaza del Rei Jaume I, se vende a la Generalitat por 2,4 millones de euros acambio de que esa cantidad se multiplique por dos o tres, que es
lo que le costará a la Administración autonómica derribar todo el interior para habilitar allí instalaciones de uso cultural y administrativo. La fachada, una icónica
imagen de la ciudad que preside la plaza desde los años 40 del siglo pasado, no puede tocarse porque está incluida en el catálogo municipal de bienes protegidos.
El alcalde Prieto señala a este periódico que entre las ideas que ya están sobre la mesa figuran ampliar la Biblioteca Central, habilitar un gran salón de actos, espacios
para coworking y probablemente ubicar allí la sede del Distrito Digital sobre salud que impulsan el propio ayuntamiento y la Generalitat.

El inmueble, que hace esquina con la calle de la Puríssima, da para mucho porque el solar alcanza los 880 metros cuadrados y cuenta con una superficie construida de 2.440
distribuidas en sus cuatro plantas.

El edificio de Correos iba a ser un pequeño campus de la Universitat de València porque así lo estableció un convenio firmado entre esta institución académica y el
ayuntamiento en el año 2009, cuando era alcalde José Manuel Orengo. Aquella idea, sin embargo, nunca llegó a cumplirse fundamentalmente porque surgió en medio de la crisis económica y los recortes presupuestarios. La inversión, que iba a cargo de la Universitat, se desaconsejó y ahora el acuerdo ha sido declarado extinguido.

El nuevo proyecto que ahora arranca se firmará antes de las elecciones municipales y autonómicas del último domingo de mayo, pero es evidente que su ejecución se reserva para la siguiente. No se espera que el «nuevo» complejo administrativo y cultural esté operativo antes de dos o tres años.

En este caso el ayuntamiento se compromete a vender todo el inmueble libre de cargas y a aprobar una modificación urbanística que, tras la remodelación, permita ubicar las actividades que se han pactado. La Generalitat corre con el resto de la operación, cuya cuantía económica global no ha sido todavía determinada porque, a los 2,4 millones por la compra del edificio que tiene que pagar al ayuntamiento, se sumará lo que estipule el proyecto que se redactará en su momento. El nuevo inmueble pasará a ser patrimonio de la Generalitat.

 

Fuente: Levante- Sergi Sapena

Foto: Alex Oltra

Safor Press

Periódico Digital plural, libre. Defensor de los derechos humanos y fundamentales. Director: Ricardo Sánchez

También te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies